loading...
- - -
América Latina Portal Europeo
REDIAL Red Europea de Información y Documentación sobre América Latina
CEISAL Consejo Europeo de Investigaciones Sociales de América Latina
Referencia anterior

Las relaciones entre España y Chile (1900-1936)

Referencia siguiente
TesisCarrellán Ruiz, Juan Luis. Las relaciones entre España y Chile (1900-1936). Director: Lemus López, Encarnación. 2008 Tesis doctorales. Univ. Huelva.  Dep. Historia II. 2008. Palabras claves:
Chile
Historia | Relaciones Internacionales
Siglo XX

Resumen:

La tesis pone de relieve que las relaciones entre España y Chile entre 1900 y 1936 se basaron principalmente en la compra española de salitre chileno y en torno a esta circunstancia giraron todas las acciones políticas entre los dos países. En el orden económico, además de la importancia del nitrato, existieron otras características: la balanza comercial favoreció a Chile; los productos españoles que se comercializaron fueron más diversificados predominando las manufacturas textiles, el aceite de oliva, las conservas alimenticias y el papel de fumar; y estas relaciones comerciales no se llevaron a cabo de forma directa sino a través de intermediarios extranjeros. En el ámbito político, los diplomáticos de los dos países buscaron mejorar las relaciones económicas y trabajaron por conseguir unos lazos de amistad y de apoyo internacional mutuo, sobre todo en el seno de la Sociedad de Naciones; también hubo unos nexos fluidos en el campo militar puesto que España abasteció de armamento a Chile y favoreció la formación de sus militares en las escuelas de su ejército. Existió una vertiente social de la mano de los miles de emigrantes españoles residentes en Chile que se convirtieron en la colonia extranjera más numerosa. Muchos de ellos influyentes empresarios que pedían a la legación española las mejores relaciones posibles. A nivel general. Chile fue el segundo país de Iberoamérica que más vendió a España durante el primer tercio del siglo XX. aunque desde el punto de vista chileno, no era un socio comercial importante. Pero todo esto tuvo una serie de matices según cuatro etapas: la primera duró hasta 1914, la segunda comprendió la Primera Guerra Mundial y la posguerra, la tercera la Dictadura de Primo de Rivera y por último los años treinta. Durante el primer período se fueron sellando las bases de las relaciones que se normalizaron en 1883 tras la firma de un tratado de paz que ponía fin a las diferencias surgidas a lo largo del siglo XIX. manteniéndose hasta nuestros días. El nitrato se convirtió en el eje de las relaciones bilaterales con la compra-venta del mismo. La Guerra Mundial marcará un punto de inflexión porque la balanza comercial pasó de ser favorable a España a Chile y se mantendrá así hasta la Guerra Civil española. Chile se interesó por el mercado español para vender su abono al mismo tiempo que como suministrador de mercancías que habían dejado de recibir del resto de países europeos pero las dificultades de la guerra impidieron este asunto. La crisis económica impulsó la aparición de gobiernos autoritarios y entre ellos encontramos los de España y Chile en los años veinte. Esta circunstancia permitió una buena sintonía en el plano ideológico que se tradujo en unas buenas relaciones en distintos ámbitos, como la firma del Tratado Comercial de 1928 que consintió en una bajada de los aranceles de productos españoles que se vendían en Chile y viceversa. España halló en Chile un aliado en la Sociedad de Naciones para intentar recuperar el prestigio internacional perdido en el siglo XIX y para ello se erigió en la voz del mundo hispanohablante desplegando un aparato diplomático en el continente americano. De este modo, entre 1927 y 1930 se desarrolla la época "dorada" de las relaciones en las tres décadas estudiadas en este trabajo. Durante los años 1930, la estructura del comercio entre España y Chile no varió. En lo político, 1931 marcó una nueva etapa para España donde una revolución pacífica provocó la caída de la monarquía y el inicio de una verdadera democracia. En Chile se sucedieron siete gobiernos y cuatro intervenciones militares entre julio de 1931 y octubre de 1932, momento del inicio del segundo mandato de Alessandri. Las coyunturas internacionales condicionaron los contactos y las consecuencias de la Depresión de 1929 les impuso practicar el proteccionismo arancelario, limitar la importación y firmar acuerdos bilaterales que garantizasen un mercado a sus productos. Estas circunstancias provocaron que se firmaran dos tratados comerciales, y estuvieron a punto de un tercero. España buscó nivelar su balanza comercial que era deficitaria con Chile, el desbloqueo a los créditos españoles retenidos y la reducción de los aranceles para el aceite y las conservas de pescado. Por parte andina se quiso garantizar la venta de salitre y conseguir que las autoridades españolas no apoyaran la industria del nitrógeno sintético en su territorio. De nuevo, hubo un punto de encuentro en la Sociedad de Naciones al igual que en los años veinte. Respecto a la colectividad española en Chile, desde el censo de 1895 se convirtió en la colonia extranjera más importante en número. En 1920 eran cerca de 26.000. La mayoría de ellos se dedicaron al comercio.

Otras tesis

Ver también

Ceisal Redial © REDIAL & CEISAL. Responsabilidad editorial: Luis Rodríguez Yunta - CSIC. (Madrid. España),
Isabel Real - CSIC-EEHA (Sevilla, España) & Carlos Quenan - Ceisal (París, Francia).
Desarrollo web: Olivier Bertoncello Data Consulting    Alojamiento web: CCIN2P3