loading...
- - -
América Latina Portal Europeo
REDIAL Red Europea de Información y Documentación sobre América Latina
CEISAL Consejo Europeo de Investigaciones Sociales de América Latina
Referencia anterior

Modelo de interrelación espacios-personajes en Bendíceme, Última, Nilda e Hija de la Fortuna

Referencia siguiente
TesisMoukouti Onguedou, Georges. Modelo de interrelación espacios-personajes en Bendíceme, Última, Nilda e Hija de la Fortuna. Director: Gurpegui Palacios, José Antonio. 2009 Tesis doctorales. Univ. Alcalá.  Instituto Franklin. 2009. Palabras claves:

Chile | México
Literatura

Resumen:

Este trabajo titulado "Modelo de interrelación Espacios - Personajes en Bendíceme, Última, Nilda e Hija de la fortuna" es una contribución al conocimiento de la literatura hispana de los Estados Unidos. Se basa precisamente en la interrelación entre espacios y personajes en tres novelas que hablan del hispano y de la cultura hispana de los Estados Unidos. Las tres obras - Bendíceme, Última, Nilda e Hija de la fortuna - son muy representativas de los grandes enclaves étnico-culturales hispanos de este país. En estas novelas de Rudolfo Anaya, Nicholasa Mohr e Isabel Allende respectivamente, pretendemos acercarnos al imaginario colectivo hispano-estadounidense a partir de dos de sus categorías arquitectónicas: el espacio y el personaje. El problema fundamental es el de la vinculación entre ambas dimensiones textuales, o sea, cómo interactúan los dos elementos. De modo explícito, es cuestión de seguir la trayectoria vital de los protagonistas desde la relación de dependencia y / o interdependencia que espacios y personajes mantienen entre sí en cada novela. Hablar del espacio es un pretexto más para hablar de los personajes. Y es que el espacio genera dos factores indispensables: es la condición de acción y de movimiento. Por otra parte, hablar del personaje es también un pretexto para hablar del espacio, pues éste sólo cobra formas y sentidos con la presencia del que lo pisa o lo habita. Desde varias perspectivas se puede llegar al significado de cada una de estas obras. La que seguimos nosotros es la semiótica. Con ella se puede entender el texto investigando e interpretando los sistemas de significación, tanto explícitos como implícitos. Este método crítico nos permite efectivamente dar validez científica a este trabajo. Diseñamos de este hecho una propuesta de análisis de una novela facilitando su significado y la comprensión de sus características esenciales para una lectura de la realidad sociocultural hispana de los Estados Unidos. Tomamos en cuenta los tres componentes en el proceso de la creación literaria: escritor, texto y lector. De este modo no se separa la crítica externa de la interna. La combinación de tres novelas ya es de por sí un proceso de intertextualidad. Pero ampliamos este proceso abriendo ventanas que dan hacia otras obras de la producción hispana de los Estados Unidos. Habida cuenta de que los textos comunican entre sí, relacionamos los puntos concretos de contacto y de discrepancia que surten de esta comparación. Cada uno de los seis capítulos que componen este análisis ayuda a interpretar y entender estas obras. Partimos del clima social y cultural inmediatamente anterior a la producción de estos textos y llegamos a una lectura sico-ideológica de los contenidos. En el meollo del análisis tenemos unos elementos topográficos indispensables para situar y caracterizar luego a los personajes. En un marco puramente funcional, analizamos el espacio y el personaje dentro de la acción. Del análisis actancial surge un abanico temático que permite leer las patologías y los instrumentos de dominación y exclusión de los hispanos en la sociedad estadounidense. De este estudio destacamos que los hispanos de los Estados Unidos forman un grupo heterogéneo. Encontramos a hispanos nativos, inmigrantes y exiliados, pero todos atados al mismo cordón umbilical que es la cultura hispana. La mayoría de ellos son mexicano-estadounidenses (de ascendencia u origen mexicano en los territorios anteriormente pertenecientes a México). Hay también los de origen caribeño (puertorriqueños, cubanos y dominicanos, en Nueva York y Miami principalmente). Finalmente existen en Estados Unidos hispanos procedentes de otros países de Centro y Suramérica, a los cuales hay que añadir los de origen español. Con esta diversidad cultural que además propicia los nacionalismos, se llega a entender la complejidad del tejido cultural hispano-estadounidense. Del análisis en general destacamos también temas inherentes a las manifestaciones sociales, culturales y económicas de los espacios. Nos referimos aquí a la frontera, con toda su carga semio-semántica. La frontera se presenta como el espacio responsable de los fenómenos migratorios y dinámica de fenómenos económicos y culturales. El tema de la frontera se convierte así en catalizador argumental para los problemas de identidad. El choque de culturas generado por la existencia de la frontera posibilita cambios culturales de doble sentido. Allende la frontera, el hispano de los Estados Unidos puede aculturarse, asimilarse a la cultura angloamericana, conservar su cultura propia u optar por el mestizaje cultural. El angloamericano en cuanto a él vería su cultura influenciada por la hispana, gracias por ejemplo a la gastronomía, la moda, el idioma, etc.. De forma relativa, tendríamos hispanos angloamericanizados y angloamericanos hispanizados. Aparte de la frontera resaltan espacios míticos como Aztlán y comunitarios como los barrios. Estos espacios conectan emocionalmente con el lugar de origen (Aztlán para los mexicano-estadounidenses) y con la comunidad a la que uno pertenece culturalmente. Este modelo de análisis nos proporciona cinco tipos de interrelación. La básica es la que vincula el espacio con el personaje: el espacio como signo del personaje y viceversa. Una relación emocional une al personaje con el espacio en que se sitúa. Aquí es donde se revela como fascinante o repulsivo, con un impacto sobre el estado de alma, la personalidad, los sentimientos y las esperanzas del personaje. De carácter coyuntural es la tercera interrelación. En este caso el espacio puede cargarse de aceptar o no al personaje y propiciar su éxito o su fracaso. En cuarto lugar, el espacio y el personaje dependen uno del otro por medio de una acción en la que ambos son actantes. Por último, aparece una relación sicológica o cronotópica en la que la pareja espacio-personaje se ve influenciada por la dimensión temporal. Como consecuencia de esta última relación -que cuestiona también los problemas de identidad -se puede ver la vida de algunos personajes hispanos a caballo entre dos mundos. Los dos mundos corresponden a dos dimensiones espacio-temporales: el allí (lugar de origen) equivalente al ayer (pasado) y el aquí (Estados Unidos) que equivale al hoy (presente). En definitiva, esta investigación contribuye a encontrar dentro y fuera de los textos a los colectivos hispanos que se encuentran en las novelas analizadas. Éstas son tres casos del origen y de la presencia hispana en Estados Unidos. Con ellas llegamos a conocer una estructura mental, las relaciones de los hispanos entre sí y con los anglos. También llegamos a conocer un modo de ser y hacer, de ver el mundo, de saber, de vivir y de esperar de esta comunidad hispana cuya presencia tarda en legitimarse en Estados Unidos.

Otras tesis

Ver también

Ceisal Redial © REDIAL & CEISAL. Responsabilidad editorial: Araceli García Martín - AECID (Madrid, España),
Jussi Pakkasvirta - Ceisal (Helsinki, Finlandia).
Desarrollo web: Olivier Bertoncello Data Consulting    Alojamiento web: CCIN2P3