loading...
- - -
América Latina Portal Europeo
REDIAL Red Europea de Información y Documentación sobre América Latina
CEISAL Consejo Europeo de Investigaciones Sociales de América Latina

Memorias de la Guerra Civil española: transmisión, reapropiación y uso Europa-América Latina

Convocatoria | Francia - Paris
antes del 30 de septiembre de 2008
En numerosos países como Francia, Méjico o Argentina, la Guerra Civil española sigue siendo para una parte de la población un acontecimiento fundamental y, como tal, un elemento en torno al cual se articula cierta memoria colectiva. A pesar de la desaparición progresiva de los últimos supervivientes del enfrentamiento, la Guerra Civil española, sigue generando numerosas controversias en el seno de la sociedad española. Desde finales de los años 1990, el debate sobre la necesidad de “recuperar la memoria histórica” del conflicto se intensifica, provocando numerosas polémicas, que afectan tanto a historiadores como a políticos.

Con motivo del 70 aniversario del inicio de la guerra (18 de julio de 1936), los estudios sobre el tema se han multiplicado de forma exponencial. Numerosas asociaciones, como la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, recorren la península en búsqueda de fosas comunes en las que fueron sepultadas las víctimas de los militares rebeldes y del franquismo. Se critica a las autoridades por no condenar el 18 de julio o por votar leyes consideradas inadaptadas a las demandas de los últimos supervivientes y de sus descendientes (Ley para la Memoria Histórica).

Como vemos, la cuestión de la memoria histórica se ha convertido en un fenómeno social de considerable alcance, en el cual se oponen –entre otros– los que consideran que la Transición supuso un pacto del silencio sobre los crímenes del franquismo y los que piensan que cualquier modificación de la legislación supondría un peligro para la paz, es decir la posibilidad de un nuevo enfrentamiento. Existe sin embargo en una parte de la población española una exigencia de memoria, cuyo objetivo es ante todo rehabilitar a las personas encarceladas y ejecutadas durante la Guerra Civil –y la dictadura– por el denominado bando nacional. Esta exigencia no es un fenómeno aislado, representativo de una supuesta característica inherente a la sociedad española. Se inserta en un proceso mucho más amplio, que afecta al conjunto de Europa (en particular a países como Francia) y que comparte puntos comunes con la gestión del pasado tal y como fue realizada en Chile o Argentina por ejemplo. Como en otras partes del mundo, se está consolidando en España un movimiento fundado y compuesto por individuos convencidos de que la historia debe reescribirse, individuos persuadidos de que parte de la memoria del país –o sea la verdad– ha sido confiscada.

No obstante, esta manera de interpretar y enfocar la historia española implica no sólo ignorar los numerosos estudios científicos que se vienen publicando desde los años 80, sino también cierta contradicción: restablecer la memoria histórica no equivale a instituir una verdad histórica. La memoria funciona por selección y orienta nuestras percepciones. Las generaciones pasadas no han transmitido un “bloque” memorial inalterable, un tiempo fosilizado. Cualquier transmisión del pasado sufre a menudo un proceso de reformulación y reescritura. La memoria se convierte así en un objeto particularmente maleable y plástico, que interesa a los historiadores por las representaciones que la conforman, representaciones que son fundamentales para descifrar el pasado. En efecto, la memoria colectiva permite, como subraya Pierre Nora, entender la gestión del pasado, la manera de utilizar y reconstruir la historia. Contribuye por tanto a exponer con mayor precisión el futuro que pretenden alcanzar las comunidades políticas.

En este sentido, la cuestión de la memoria de la Guerra Civil, tal y cómo se plantea hoy en día en España, implica analizar lo que se produce en otros países, en aquellas naciones de Europa y América Latina en las cuales el conflicto español tuvo importantes repercusiones, tanto a nivel político, como social y cultural. En numerosos países como Francia, Méjico o Argentina, la Guerra Civil sigue siendo para una parte de la población un acontecimiento fundamental y, como tal, un elemento en torno al cual se articula cierta memoria colectiva. Numerosos fueron los individuos que huyeron de España y se instalaron en esas naciones. Desaparecidos la mayor parte de ellos, han transmitido sin embargo una memoria de la guerra, una herencia a sus descendientes y al conjunto de la sociedad, la “conciencia de pertenecer a una cadena de generaciones sucesivas de la cual el grupo o el individuo se consideran más o menos herederos”. Mediante su testimonio, la publicación de libros y la creación de lugares de memoria (asociaciones...), generaron en los países de acogida una cierta representación del enfrentamiento que, junto al impacto político y social del conflicto en los años treinta , explica en parte el hecho de que la Guerra Civil se haya convertido en un mito para numerosos individuos. Este mito no sólo estructura el imaginario de una parte de la población sino que conserva su capacidad de movilización, a pesar de que actualmente alimente compromisos sin relación ninguna con el conflicto. La utilización durante manifestaciones de expresiones como “No pasarán” y las referencias a personajes como la Pasionaria subrayan perfectamente la función que desempeña hoy en día. La memoria de la Guerra Civil sigue, por tanto, viva fuera de España bajo formas a veces insospechadas.

Estas consideraciones ratifican hasta que punto resulta esencial estudiar las modalidades de constitución, la naturaleza y la función de la memoria de la Guerra Civil tanto en España como en Europa o América Latina. Para ello, proponemos entablar una reflexión colectiva en el marco de un congreso internacional titulado “Memorias de la Guerra Civil española: transmisión, reapropiación y uso Europa-América Latina”. Dicho congreso, que tendrá lugar en la Maison de l’Amérique Latine (París) los días 1, 2 y 3 de abril de 2009 (70 aniversario del final de la guerra), analizará los puntos siguientes:

  • Elaboración, transmisión y reapropiación de la memoria colectiva de la Guerra Civil, tanto en España como fuera de ella.
  • Importancia de la Guerra Civil española en la memoria colectiva e institucional de las naciones que acogieron a los refugiados.
  • Elementos a partir de los cuales se transmitió y sigue transmitiéndose esta memoria.
  • Usos e interpretaciones del conflicto en función de las realidades políticas y sociales de los países de acogida de los refugiados.
  • Participación y papel de los supervivientes y de sus descendientes en la elaboración de esta memoria.


  • Para participar al congreso, es requisito imprescindible el envío de una propuesta antes del 30 de septiembre de 2008. Los artículos aceptados por el comité científico deberán ser remitidos antes del 30 de enero de 2009 a la dirección siguiente:

    Organizadores :
    Olivier Compagnon (IHEAL-CREDAL)
    olivier.compagnon@univ-paris3.fr
    Severiano Rojo Hernandez (Universidad de Brest) severiano.rojo-hernandez@univ-brest.fr
    Mona Huerta (CREDAL-CNRS)
    mona.huerta@univ-paris3.fr

    Contacto
    Mona Huerta
    CREDAL-CNRS
    28 rue Saint-Guillaume
    75007 Paris
    mona.huerta@univ-paris3.fr
    Ceisal Redial © REDIAL & CEISAL. Responsabilidad editorial: Araceli García Martín - AECID (Madrid, España),
    Jussi Pakkasvirta - Ceisal (Helsinki, Finlandia).
    Desarrollo web: Olivier Bertoncello Data Consulting    Alojamiento web: CCIN2P3